domingo, 28 de agosto de 2011

Una piedra

Es fácil mirar nuestro alrededor, y dejar que nuestra mirada se deleite con las hermosos y fascinantes objetos.

Y es que siempre queremos tener lo mejor, ser reconocido por tener grandes cosas,

Y si podríamos haríamos grandes maravillas.

Aquí les traigo el secreto.

Para muchos de nosotros es simplemente algo común, corriente, baratas, despreciable, ínfimo, no vale la pena, no tiene valor.

Y ahora yo les pregunto.

¿Sobre que estamos?

No es un cúmulo de piedras

La grandeza de machupicchu

Las grandes ciudades industriales, mercantiles

Nuestros hogares,

Puentes, montañas, valles, ríos.

Nuestro planeta mismo.

Todos ellos es simbología es la bella metáfora, de lo que pueden hacer varias simples invaluables piedras cuando están compenetradas unas con otras.

Si no somos capaces de ver el valor en esta humilde piedra, y ver cuanto puede cambiar nuestras vidas y la historia de la humanidad.

Como seremos capaces de querer ser los mejores y cambiar el mund?

Aprendamos a ver que las grandes cosas comienzan desde lo más pequeño, nuestras habilidades, nuestra pobreza, nuestra dedicación, nuestro empeño, nuestros sueños…

RECORDEMOS…

Hay veces que quizá vemos a las personas como una piedra más, que pasan desapercibido por nuestros sentidos, sin saber que son ellos son el valor más preciado para construir un mundo mejor y cambiar la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario